Proyecto

cartel_vecinalOK

Las sinergias de una ciudad se multiplican, se diseminan y se extienden en las interacciones entre sus habitantes. De las azoteas a las bocacalles, de las plazuelas a las alcantarillas, distintas magnitudes y escalas conviven a flor de piel, entre respiros y jadeos, entre el tumulto y la soledad calculada, entre la indefensión y la ocasión. En ese torbellino de fuerzas en fuga, Vecinal quiere ser una zona de activaciones y resguardo, un escaparate de iniciativas independientes, un lugar de encuentros y de afirmación. Lo que nos convoca es la premisa de que la ciudad está atravesada por un programa de dinámicas, de poderes, de transacciones y flujos; se vuelve entonces tablero de juego y campo de batalla, laboratorio y zona de observación, circuito y paradigma, y sobre todo quizá: extensión de nuestro propio potencial.
Este festival de urbanismo táctico conjuga a la vez una búsqueda y una forma de la provocación. Se trata de sondear prácticas y de activar encuentros, de incentivar la utilización de espacios públicos y redefinir los vectores de incidencia social, de visibilizar proyectos y anticipar cambios de distinta escala que puedan tener una base de participaciones colectivas. Tomando como punto de partida, de apoyo y de inspiración la idea del otro, del que está al lado, próximo a nosotros, como prójimo, como vecino, Vecinal muestra y articula para otros públicos una serie de redes que, atravesando campos creativos y de auto-organización, dan cuenta de una exuberante vitalidad.
De esta manera, la convivencia queda delineada por distintos trayectos de pensamiento y acción, cartografías del reconocimiento, mapeos de la afectividad. Este festival conspira contra el tiempo para realizar en tiempo real un cúmulo de expectativas futuras. Se trata aquí de ponerlas en primera línea, para definir estrategias, conexiones, diagramas, retos. Se trata de medir nuestras fuerzas, de organizarlas para entender mejor el entorno y la ciudad que emerge entre sus resquicios, banqueta a banqueta, calle a calle, timbre por timbre. En su aspiración última, este festival quiere ser una zona de riesgo para el reinado del individuo aislado: se trata de dejar de ser sí-mismos, para devenir un nosotros.
Colectivo Nerivela
Anuncios